OSORNO.- Ante la anunciada tala de árboles en el centro de nuestra ciudad, por corresponder a especies enfermas y sin posibilidad de recuperación, el Partido Ecologista sección Osorno, ha formulado un llamado a las autoridades para compensar su pérdida plantando su equivalente en los distintos espacios y áreas verdes.

“Recordamos que Osorno  es la ciudad con mayores índices de contaminación de la Región de Los Lagos, producto del consumo de leña, además de  factores atmosféricos y geográficos de la ciudad” señala la colectividad en un comunicado enviado a los medios de comunicación.

“A pesar de las denuncias reiteradas desde distintos ámbitos de la población -agrega-, todavía no existe un Plan de Descontaminación, ni programas de emergencia que mitiguen esos altos índices. Menos aún, se ha avanzado en declarar a este territorio como “Zona Saturada de Contaminación”.

NO SÓLO ORNATO

Asimismo, recuerda que los árboles “en la ciudad no sólo ocupan una función de ornato y decoración urbana, sino también constituyen un regulador natural ante la emisión de estos gases contaminantes y, un freno al calentamiento global. Su desaparición, viene a agudizar las consecuencias para la salud de los seres vivos”.

“Al consumir Co2 -según se explica en el documento-, los árboles mitigan el efecto invernadero, ya que cada especie madura, consume un promedio de seis kilogramos de dióxido de carbono al año. Al dar sombra y refrescar debido al agua que retienen y evaporan, los árboles también afectan la temperatura local, y más en sectores urbanos que rurales. Los grupos de árboles urbanos como en plazas, parques y calles, refrescan el aire hasta en 10 grados”.

“Los ecologistas estimamos que el desarrollo urbano también debe ser enfrentado con criterios de sustentabilidad ambiental, fortaleciendo la calidad de vida de sus habitantes y pensando en las futuras generaciones”.

“Por estas razones, pedimos más AREAS VERDES y más ARBOLES SANOS para Osorno”, concluye el comunicado.

LOS ÁRBOLES QUE VAN AL MATADERO

De acuerdo con versiones periodísticas locales, los árboles que serían talados pertenecen a la plazuela Yungay, plaza de Armas y avenida Mackenna, en la ciudad de Osorno.

Con arreglo a un estudio de la UACh encargado por el municipio local, muchos ejemplares de la flora que han acompañado a generaciones de osorninos presentan hoy un estado de pudrición y riesgo de caída y desprendimiento de ramas en plena vía pública.

Según se ha precisado, se trataría en definitiva que de 43 árboles de la plaza de Armas, 9 deben ser cortados. En Mackenna,  de los 63 ejemplares 8 desaparecerán, mientras que en la plazuela Yungay, 3 de los 12 que hay en el área serán cortados.

Pero no se trata de instalar una traumática “picaduría” sino que el trabajo se hará en un plazo de meses, se ha explicado.

Mientras tanto, quedarán en capilla otros árboles para un plazo de tiempo de 2 ó 3 años más, que también revisten peligro según el departamento de aseo y ornato de Osorno.