La característica flora presente en Chile, además de la propia diferencia climática, está condicionada en gran medida por la topografía andina; la cual determina la existencia de una franja continua de vegetación árida que cruza el continente en sentido SE-NW, llamada Diagonal Árida de Sudamérica; la misma desconecta y aisla la región de los bosques subtropical-templados de Chile y Argentina de los restantes bosques del continente.

 

Arboles Chilenos

Araucaria

ARAUCARIA, Araucaria araucana

Se conoce también como Pehuén, tiene grandes hojas duras dispuestas como tejas en la ramilla. Es un árbol fácil de distinguir por  su gran porte,  50 m. de altura y más de 2 m. de diámetro en el tronco, y su forma de paraguas que sobresale en el paisaje. Supera los mil años de edad.

Los árboles jóvenes son de aspecto más grácil, de gran belleza y simetría. Los sexos están separados en árboles distintos (dioicos). En Febrero y Marzo es posible encontrar los frutos ( conos) de forma globosa, con alrededor de 200 piñones comestibles en los árboles hembra.

Crece sobre los 800 m. de altitud, hasta el límite de la vegetación arbórea, en la Cordillera de Nabuelbuta, en la costa  y en un sector de la Cordillera de los Andes, principalmente en la IX Región.

 

 

Arrayán

 

El Arrayán (Luma apiculata), también llamado Arrayán chileno, Palo colorado, Quetri o Temu; es una especie arbórea siempreverde de la familia de las mirtáceas.

Crece en los bosques templados de Chile y Argentina, en especial junto a cursos de agua.

Sus hojas son simples, de forma redonda u ovalada; brillantes por el haz y terminadas en una espícula o mucrón.

Produce flores hermafroditas en grupos de 3 a 5 unidades, blancas y olorosas, de hasta dos centímetros de diámetros; la floración tiene lugar en el verano y es relevante para la producción de miel de bosque.

Su fruto es una “baya comestible” de color negro o morado llamada arrayana, o mitao por algunas personas, a semejanza del fruto de la patagua.